News

¿Los mejores auriculares para DJ de la historia?

Si hace un tiempo que eres DJ, parece casi imposible que no hayas visto o al menos te suene este nombre casi mágico: Sennheiser HD 25. La referencia ya mítica del también conocidísimo fabricante de auriculares y micrófonos alemán Sennheiser, ha ido fraguando con el tiempo su aparición habitual en las cabinas.

Tanto es así que, a falta de datos oficiales, es muy probable que Sennheiser HD 25 ya sea el auricular para DJ más vendido de todos los tiempos en sus pocos más de 20 años de historia.

Vamos a resumir en este post algunas de las razones de su éxito y las fortalezas de diseño y uso que convierten a HD 25 en un fuerte candidato de compra para quien se proponga adquirir unos auriculares para DJ de alta calidad.

 Una construcción para aguantar años de uso

Los auriculares Sennheiser HD 25 tienen uno de los diseños más sólidos que puedes encontrarte en el mercado, y paradójicamente, en su fabricación predomina el plástico -pero es precisamente su peso tan reducido (de apenas 140g) el atributo que le hace ser un producto ideal para DJing. Todo sea dicho de paso, los DJs no figuran entre los profesionales que más cuidan sus herramientas, y no porque no quieran hacerlo, sino porque básicamente sus condiciones de trabajo suelen ser duras.

Solemos deformar los auriculares de continuo para ponerlos, quitarlos o ajustarlos de nuestras cabezas, las almohadillas sufren un alto desgaste por el sudor y, por si todo eso no fuera suficiente tralla, se nos caerán al suelo en cualquier momento -esas cabinas son casi siempre pequeñas e incómodas y nosotros también nos movemos, bailamos, saltamos y saludamos, aunque no seamos muy de hacer gestos trillados en plan Cristo de Corcovado o corazones con las manos.

En definitiva, que los Sennheiser HD 25 están construidos para durar mucho tiempo, y una gran cantidad de usuarios logra conservarlos por diez o más años, funcionando igual que el primer día. No hace falta señalar que la durabilidad es uno de los factores a tener muy en cuenta a la hora de comprar este o cualquier otro auricular.

 

Sus piezas son desmontables

Este detalle, que para muchos puede suponer un dolor de cabeza, es claramente una ventaja competitiva con respecto a otros auriculares que se venden en el mismo rango de precios. Si lo traducimos en términos prácticos esto representa un gran ahorro económico, porque si se te rompe el cable del auricular -por citar un ejemplo típico de avería- serás tú mismo quien lo cambie sin mayores problemas, ya que el fabricante oferta por separado casi todas las piezas que componen Sennheiser HD 25.

En el mismo orden de cosas, unas almohadillas deterioradas por el paso del tiempo o debido al efecto de tu sudor, no te obligarán a visitar un casi siempre lento y costoso servicio técnico. En los HD 25 casi todas las piezas las sustituyen fácilmente los usuarios, y no es necesario poseer conocimientos de electrónica ni nada parecido, ya que con algo de pericia, ganas y herramientas tan básicas como un destornillador, saldrás airoso de casi cualquier operación normal de mantenimiento y reparación.

 

Personalización para reflejar tus gustos

Sennheiser HD 25 se cuenta entre los pocos auriculares que admiten una personalización casi completa -de hecho, sólo conocemos otro caso a una altura parecida, el de los bellísimos V-Moda. Muchos usuarios cambian las copas o la diadema de sus auriculares HD 25 por partes compatibles en otros colores, pero si tu pericia no admite ese nivel avanzado de “estilismo”, podrás cambiar sin mayor dificultad las almohadillas o el protector de la diadema. Esos elementos se venden por separado y, aunque no son oficiales de Sennheiser, proceden de empresas como la alemana Zomo que lleva años fabricándolos y poniéndolos en venta con un éxito enorme.

 

Sennheiser HD 25, técnicamente impecable

El modelo que nos ocupa cumple de sobra con las características técnicas que todo auricular DJ de una mínima calidad debería ofrecer. Su diseño dinámico y cerrado te ofrece un buen aislamiento frente al ruido de ambiente, de modo que puedes concentrarte en tu mezcla -de hecho, muchos técnicos de monitores y productores emplean Sennheiser HD 25 como sistema de monitorización dada su fidelidad en cuanto a reproducción de sonido y su nivel de aislamiento.

Con una impedancia de carga de 70Ω, entre las más altas para este tipo de dispositivos, HD 25 vapulea literalmente a otros modelos que suelen ofrecer entre 25 y 35Ω. Y su respuesta en frecuencia, de 16 a 22kHz, está comprendida entre los valores que se esperan en unos auriculares de esta gama de precios.

En cuanto a los accesorios que incluye, dependen del modelo elegido. Abajo tenemos un resumen de los modelos en venta y las diferencias entre ellos.